Cómo mantener nuestros esquís en buen estado

esquis

Cada día, después de una jornada de nieve, es muy importante limpiar y secar bien l equipo para ayudar a su conservación. Con paciencia hay que seca las botas, pasando un trapo por los enganches y la suela. Nunca seques las botas aproximándolas a un radiador u otras fuentes de calor, pues deformarás el plástico. Seca a continuación los cantos de tus tablas y las fijaciones.

Aparte de la limpieza diaria, es importante realizar el encerado de los esquís o snow, para hidratar la suela. Un equipo encerado te permite deslizar mucho mejor por la nieve y ayudarás a conservarlos mejor. Lo puedes hacer tú mismo usando cera fría.

¿Por qué debemos encerar las tablas? Las tabla se fabrican a base de polietileno; un polímero preparado a partir de etileno. El polietileno se caracteriza por ser sumamente resistente, pero a la vez es plástico y, consecuentemente, deslizante. Al ser plástico, este material pueda desgastarse o estropearse por el roce contra determinados elementos como piedras, hierros, u otros esquís, todos ellos presentes en cualquier jornada en la nieve. Estos elementos pueden llegar a crear surcos o pequeñas hendiduras en nuestras tablas que provocarán que la sensación de esquí no sea la misma.

El encerar nuestros esquís no sólo nos permitirá alcanzar mayores velocidades (lo cual siempre es una auténtica gozada, al tiempo que lleva implícito la posibilidad de realizar giros de manera mucho más fácil), sino que además supone una correcta conservación y mantenimiento de los esquís, con la consiguiente duración en el tiempo.

A parte del encerado casero com cera fría, debes llevar al menos una vez por temporada los esquíes a un taller especializado. Allí te pulirán la suela con una máquina especial antes de dar la cera y aplicarla con diferentes rodillos que favorecen el acabado. El pulido elimina las impurezas y rebaja los pequeños arañazos producidos por el uso. Además, al pulir la suela también te afilarán los cantos, eliminándose el óxido y las rebabas, preparando el canto para que vuelva a “cortar” la nieve y el hielo como el primer día.