Supervivencia en alta montaña ¿Qué hacer? ¿Cómo resistir?

alta-montaña

Antes de comenzar con este artículo es preciso definir qué es una región polar o ártica. Se considera que un lugar es polar o ártico cuando la temperatura media de la estación más cálida no supera los 10ºC y el sol no sale en invierno, o se ve apenas durante un lapso de tiempo reducido.

Pero una región polar no es el único lugar donde se deben extremar los recaudos para la supervivencia. Hay viajeros que viajan en condiciones menos extremas, o sitios que aparentan ser más seguros –como puede ser una montaña– pero que pueden convertirse en el escenario perfecto de un desastre meteorológico.

Reglas básicas fundamentales

Las siguientes son las reglas fundamentales que iremos desarrollando para sobrevivir en una región polar:

No permitir que se moje la ropa que llevamos puesta.
Construir un refugio bien aislado.
Mantenerse en movimiento constantemente para producir calor corporal.
Mantenerse hidratado.
Si es posible, hacer una fogata.

En casos de emergencias

Es muy importante saber qué pasos seguir ante un caso de emergencia, pero más importante aún es ponerlos en práctica. A continuación, paso a paso:

Alejarse del peligro: Ante una situación de alto riesgo, lo más importante es alejarse lo mejor posible de la zona de peligro.

Heridas: Curar inmediatamente las heridas, en el caso de que las hubiera. (Leer artículo Primeros auxilios para viajeros)

En estado de pánico: En el caso de encontrarse en un estado de pánico, siempre hay que intentar dominar la situación y volver en sí para poder orientarse y entender qué sucede. Tómate tu tiempo para este punto y relájese.

Buscar un refugio: La peor dificultad de las regiones polares es la exposición que se sufre a los agentes climatológicos. Siempre hay que protegerse del viento, ya que este puede provocar una notable disminución de la temperatura corporal. Si no encuentras ningún espacio que pueda serte útil como refugio, lo ideal es intentar construir uno haciendo un montículo de nieve, un pozo o una cueva

Hidratación: La hidratación en cualquier tipo de situación resulta fundamental. En esta clase de lugares –fríos y secos– es vital mantenerse hidradato en todo momento, ya que rara vez se es conciente de la transpiración, debido a que el ambiente absorbe la humedad corporal de inmediato.

Planificación: Una vez cubiertas las anteriores necesidades principales, es tiempo de analizar si es conveniente quedarse en el sitio esperando ayuda o huir lo más rápido posible de la zona.

¿Moverse o no moverse? Esa es la cuestión…

Resolver si moverse o quedarse resguardado esperando ayuda es una decisión muy dura que dependerá de la personalidad de cada persona y de los siguientes ítems.

Razones para no moverse del sitio:

Es probable que alguien venga en tu ayuda.
Las condiciones meteorológicas, la formación del terreno y otros fenómenos pueden hacer que caigas en una grieta o precipicio y/o que te introduzcas en regiones imposibles de atravesar como una tundra o pantano, paisajes típicos de esas regiones.
Si la visibilidad es muy escasa.
Si no tienes cartas topográficas o GPS para identificar tu posición en el terreno.
Si el sol se está poniendo.

Si la decisión es no moverse:

Es fundamental que prepares alguna señalización de auxilio. (Ver artículo de Introducción a la supervivencia para viajeros).
Ve en busca de provisiones y elementos necesarios.

Si la decisión fue moverse:
Deja señalizaciones que indiquen en qué dirección te estás moviendo, como pueden ser flechas o marcas en el camino. Si tienes algún objeto que produzca reflejo, ubícalo encima de la cabeza o los hombros para que el socorro aéreo te vea con mayor facilidad.

Calcula bien el tiempo antes de que caiga la noche, ya que un refugio puede tardar entre media hora a 4 horas en construirse. Una vez que te hayas detenido en un sitio fijo, realiza una fogata y mantenla encendida durante toda la noche.

¿Como mantener el calor corporal?

Principalmente hay que mantener abrigados los puntos por donde el cuerpo pierde más calor. Estos son: la cabeza, el cuello, las muñecas, las manos, los tobillos y los pies.

Si estás sufriendo mucho calor a causa de tu movimiento, es aconsejable intentar disminuir la temperatura corporal. Ten en cuenta que es vital reducir el sudor al máximo, ya que de lo contrario tu ropa podría mojarse, exponiéndonte a una situación de mayor riesgo. La mejor forma de regular la temperatura es removiendo el abrigo de tu cabeza. En estos casos es mejor usar ropa sintética y no de algodón.

Evita el contacto con el viento y el suelo. Siempre resguárdate y siéntate sobre algún material aislante. Si tu cuerpo se enfría rápidamente, haz algunos ejercicios abdominales y trota en el lugar.

De lo posible no te quedes dormido, ya que en este estado el cuerpo baja la temperatura al relajarse y consumir menos energía.

Cabe destacar que si está dentro de tus posibilidades, hacer fuego es la mejor opción, aunque debes tener en cuenta las consecuencias, ya que muchas veces puede complicar tu situación.

Cómo construir un refugio?

Construir un refugio no es una tarea tan dificultosa como aparenta. Estos son algunos pequeños tips a tener en cuenta antes de construir el refugio:

Los refugios deben ser principalmente pequeños. Cuanto más pequeño sea, mas rápido se calienta el ambiente y menos calor pierde el cuerpo.
El ingreso debe estar del lado contrario al viento.
Nunca dormir en contacto directo con el piso: utilizar algún material aislante.

El refugio tipo iglú (40”” a 1 hora):

Para construir este refugio, lo ideal es un montículo de nieve sobre una ligera pendiente. Lo primero será definir de qué lado se abrirá el ingreso. Luego se debe excavar en profundidad y en altura, haciendo el piso plano, evitando cualquier inclinación. Es importante que el hueco no sea tan profundo, para poder salir fácilmente en caso de inconvenientes.

Este tipo de refugios se calientan gracias al calor que emana el cuerpo, pero también se puede usar una vela para ayudar a elevar la temperatura del ambiente. Es conveniente dejar siempre una fisura para el intercambio del aire.

Hidratación: a derretir hielo

Las formas más efectivas de hidratarse con hielo son básicamente el derretimiento. Para derretir un puñado de hielo no hay una única receta, podrás elegir entre alguna de estas opciones: usar el calor corporal, introducirlo en una botella acercarla luego al fuego, exponerlo al sol o masticarlo directamente sólo si se tiene calor, ya que ayuda mucho a bajar la temperatura.

La radiación solar

En todo lugar con nieve, la radiación solar es tan fuerte que puede producir cegueras temporales –fotofobia– y hasta incluso ulceras y derrames. Esto se debe a que la nieve absorbe el 10% de la radiación solar y devuelve un 90% hacia arriba, habiendo un total de 190% de radiación solar en el ambiente (100% de arriba y 90% de abajo).

Existe una forma improvisada para prevenir parte del daño solar a los ojos: Se debe tomar una tira de tela fina y hacerle 2 tajos chicos a la altura de los ojos, luego ponérselo a modo de antifaz. Otra forma de evitar la exposición es utilizando anteojos cerrados, que cubren los costados protegiendo los ojos también hacia los lados. Estos deben tener como mínimo un factor de protección Nº 3.

Algo muy importante a tener en cuenta es no dejarse engañar por las nubes. Estas pueden filtrar la luminosidad, pero no detienen los rayos UV invisibles a nuestros ojos, que son los que realmente afectan la visión.

Avalanchas

Si eres víctima de una avalancha, debes realizar movimientos natatorios para mantenerte en la superficie. Una vez que sientas que alcanzas el final, crea una cámara de aire alrededor de tu cabeza poniendo las manos delante de la cara. Esto te dará unos minutos de aire extra. Intenta levantar un brazo para ver si estás cerca de la superficie, si lo logras, déjela afuera para que los rescatistas puedan verlo.

Ahorra moviemintos violentos y el stress ya que esto te hará consumir mayor cantidad de aire.

Asuntos médicos en el frío extremo y la altura

Muchas de las situaciones de supervivencia –tanto en regiones polares como de alta montaña– requieren de un mínimo conocimiento médico para poder resolverlas. A continuación, algunos ejemplos:El congelamientoLas partes más expuestas al congelamiento son los dedos de los pies, las manos, la nariz y las orejas. Esto puede ocurrir de un momento a otro e implica la pérdida del miembro congelado al provocarse una necrosis.

¿Cómo prevenir el congelamiento?

Controlar regularmente el estado de las extremidades.
Intenta mantener siempre estas partes bien cubiertas y abrigadas.
Bebe y come bien.
No utilizar guantes ni medias que puedan bloquear la circulación en manos o pies.
Si la epidermis ya se encuentra fría e insensible, deberás aplicarle movimientos circulares que estimulan la circulación en la zona.
Introducir el miembro afectado bajo el abrigo, en contacto con el cuerpo para darle calor.
Si se trata de un pie, hacerlo bajo el abrigo de un tercero.

¿Cómo salvar una extremidad congelada?

Introducir el miembro congelado en agua tibia –no caliente– en lapsos de 20 minutos.
Evitar estar cerca de fuertes fuentes de calor como el fuego.
Tomar una pastilla analgésica.
No realizar fricción contra la epidermis congelada.

Hipotermia

La hipotermia es el descenso de la temperatura del tronco por debajo de los 35.5º. Esto puede ocurrir al caer sobre agua helada, o bajo el efecto de una sumatoria de condiciones como puede ser la lluvia con fuertes vientos en la montaña si se llega a mojar la ropa.

Curar el síntoma

No masajear la zona.
Beber y comer en abundancia.
Salir del ambiente desfavorable y buscar refugio para el recalentamiento del cuerpo.
El recalentamiento debe ser gradual, no brusco.
Utilizar el calor corporal si se está con otra persona, por ejemplo abrazándola.
Mal Agudo de Montaña (MAM)El mal agudo de montaña es en parte genético, pero un buen entrenamiento puede ayudar a evitarlo. Este síntoma se manifiesta con dolores de cabeza, mareos, náuseas, disminución del estado de conciencia y vómitos. Pasando luego a provocar edemas pulmonares y por último edemas cerebrales que provocan la muerte.

Esto se debe a la poca adaptación que tiene la mayoría de la gente a las alturas, debido a que cuanto más alto se está, el oxígeno se encuentra más disuelto o menos comprimido, lo que dificulta la tarea de incorporarlo.

Solución:

Si bien existen algunos métodos –como mascar hojas de coca o administrarse fármacos como el “esteroide dexamethasone (decadron)”– la única cura que jamás falla es descender hasta estar fuera de peligro

CUIDADOS CONTRA EL SOL EN LA NIEVE

Nieve y sol es sinónimo de quemaduras. Este tipo de lesiones en la piel las solemos asociar al calor y la playa. Sin embargo, pueden producirse cuando hace frío, como cuando estamos en la montaña rodeados de nieve.

Es así porque las quemaduras solares se producen por los rayos ultravioletas que están presentes tanto en verano como invierno.

Constituyen el 95% de la radiación que llega a la superficie de la Tierra. Si nuestra piel está expuesta, los rayos penetran en nuestro organismo. Hay dos tipos, los UVA y los UVB.

Estos últimos son los que provocan la mayoría de las quemaduras tras una exposición intensa, como puede ser un simple día en la sierra paseando. A largo plazo producen envejecimiento prematuro de la piel, dañan el ADN de las células de la piel y contribuyen al desarrollo del cáncer de piel. Por eso es tan importante protegerse.

Las quemaduras que se producen en la nieve suelen ser más graves que las que se producen en la playa porque en alta montaña la protección de la atmósfera es menor. Los expertos estiman que por cada 1.000 metros de altura, el efecto dañino de la radiación solar aumenta un 15% sobre la superficie blanca se reflejan y vuelven a bombardear nuestra piel.

Además, la nieve potencia el efecto de los rayos solares. Cuando inciden sobre la superficie blanca, se reflejan cerca de un 80% y vuelven a bombardear nuestra indefensa piel. Por eso, los dermatólogos recomiendan utilizar crema protectora que hace las funciones de ‘chaleco antibalas’ para nuestra piel.

Lo ideal es aplicarlo en todas las zonas expuestas, como el rostro, labios, orejas e incluso el cuero cabelludo. Y no olvidar que aplicar crema en los lugares que queden al descubierto por primera vez. Por ejemplo, si con el esfuerzo del deporte (si estamos esquiando) nos quitamos la bufanda y nos queda el cuello al descubierto, hay que aplicar crema sobre esa piel.

Los ojos tampoco están libres de esta amenaza. Los rayos ultravioletas pueden producir quemaduras en la córnea, la retina y el cristalino. Así que es fundamental usar gafas de sol con un filtro adecuado.

DESHIDRATACION CUIDADOS Y PREVENCIONES

Significa que el cuerpo no tiene tanta agua y líquidos como debiera y puede ser causada por la pérdida excesiva de líquidos, el consumo insuficiente de agua o líquidos, o una combinación de ambos. El vómito y la diarrea son las causas más comunes.

Debido a su peso corporal pequeño y las altas tasas de metabolismo para el agua y los electrolitos, los bebés y niños son más susceptibles a la deshidratación que los adultos. Así mismo, los ancianos y las personas con enfermedades están en un riesgo mayor de sufrir esta afección.

La deshidratación se clasifica en leve, moderada o severa sobre la base del porcentaje de líquido corporal que se ha perdido o que no se ha repuesto. La deshidratación severa es una situación de emergencia potencialmente mortal.

Causas, incidencia y factores de riesgo

El cuerpo puede perder demasiados líquidos a causa de:

Vómitos o diarrea
Gasto urinario excesivo, como en la diabetes no controlada o con el uso de diuréticos
Sudoración excesiva (por ejemplo, a causa del ejercicio)
Fiebre
La persona podría no ingerir suficientes líquidos debido a:

Náuseas
Pérdida del apetito debido a una enfermedad
Irritación de la garganta o úlceras bucales
La deshidratación en niños enfermos a menudo es una combinación tanto de la renuencia a comer o beber cualquier cosa como de la pérdida de líquidos a causa del vómito, la diarrea o la fiebre.

Síntomas

Boca pegajosa o reseca
Disminución o ausencia de producción de orina; la orina concentrada aparece de color amarillo oscuro
Ausencia de producción de lágrimas
Ojos hundidos
Fontanelas (puntos blandos en la parte superior de la cabeza) bastante hundidas en el bebé
Estado letárgico o comatoso (con deshidratación severa)
Además de los síntomas de la deshidratación real, es posible que la persona también presente vómitos, diarrea o una sensación de “no poder retener nada”, los cuales podrían estar causando dicha deshidratación.

Signos y exámenes

El examen físico puede mostrar también signos de:

Presión sanguínea baja
Presión sanguínea que baja cuando la persona se incorpora desde una posición en donde está acostado
Frecuencia cardíaca rápida
Turgencia deficiente de la piel: a la piel le puede faltar su elasticidad normal y regresar a su posición lentamente al ser pinzada en un pliegue por el médico; la piel normalmente regresa en forma rápida a su posición.
Demora en el llenado capilar
Shock

Los exámenes pueden ser:

Análisis bioquímico de la sangre (para verificar los electrolitos, especialmente los niveles de sodio, potasio y bicarbonato)
Gravedad específica de la orina (si está alta, indica una deshidratación significativa)
BUN (nivel de urea en la sangre, que puede estar elevada cuando se presenta deshidratación)
Creatinina (puede estar elevada cuando se presenta deshidratación)
Conteo sanguíneo completo (CSC) que se realiza para buscar signos de sangre concentrada
Se pueden realizar otros exámenes para determinar la causa específica de la deshidratación (como por ejemplo azúcar en sangre para verificar la presencia de diabetes).

Tratamiento

Tomar líquidos generalmente es suficiente en casos de una deshidratación leve. Es mejor suministrar con frecuencia pequeñas cantidades de líquido, utilizando una cuchara o una jeringa, en vez de forzar al bebé o al niño a beber una cantidad grande de líquido de una sola vez, ya que esto puede producir más vómito.

Las soluciones de electrolitos o las paletas de helados son especialmente efectivas y están disponibles en las farmacias. Las bebidas para deportistas contienen mucho azúcar y pueden causar o empeorar la diarrea. Igualmente, se debe evitar el uso del agua como primer recurso de reemplazo de líquidos en bebés y niños.

En los casos de deshidratación moderada a severa, puede ser necesaria la hospitalización del paciente y la administración de líquidos intravenosos. El médico intentará determinar y luego tratar la causa de la deshidratación.

La mayoría de casos de virus estomacales (también llamada gastroenteritis viral) tiende a resolverse espontáneamente después de unos cuantos días. Ver también: diarrea

Expectativas (pronóstico)

El rápido reconocimiento y tratamiento de la deshidratación suele producir buenos resultados.

Complicaciones

La deshidratación severa no tratada puede producir convulsiones, daño cerebral permanente o muerte.

Situaciones que requieren asistencia médica

Si un adulto o un niño presentan los siguientes síntomas:

Vértigo
Mareo
Letargo
Confusión
Se debe llamar al médico de inmediato si un adulto o un niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

Ausencia de producción de lágrimas
Ojos hundidos
Ausencia o poco gasto urinario durante 8 horas
Piel reseca que regresa a su posición lentamente al pinzarla en un pliegue
Resequedad en la boca y en los ojos
Fontanelas hundidas en la cabeza de un bebé
Latidos cardíacos rápidos
Sangre en las heces o en el vómito
Diarrea o vómito en bebés menores de dos meses de edad
Desgano o inactividad
Igualmente, los padres deben consultar con el médico si no están seguros de si están funcionando o no los intentos por darle los líquidos apropiados al bebé.

Asimismo, se debe buscar asistencia médica si:

Se presenta una enfermedad combinada con la incapacidad de retener líquidos.
El vómito se ha presentado en forma continua durante más de 24 horas en un adulto o más de 12 horas en un niño.
La diarrea ha durado más de 5 días en un adulto o en un niño.
El bebé o el niño es mucho menos activo de lo usual o está irritable.
El adulto o el niño presenta micción excesiva, especialmente si hay antecedentes personales o familiares de diabetes o la persona está tomando diuréticos.
Prevención

Incluso cuando la persona está bien de salud, debe consumir mucho líquido todos los días y más cuando el clima es cálido o está haciendo ejercicio.

Es importante vigilar cuidadosamente a alguien que esté enfermo, especialmente un bebé, un niño o una persona de edad avanzada y en caso de sospecharse de un proceso de deshidratación, se debe buscar asistencia médica antes de que la persona desarrolle una deshidratación moderada o severa. Asimismo, se debe iniciar el reemplazo de líquidos tan pronto como comience a presentarse el vómito y la diarrea y NO esperar a que aparezcan los signos de deshidratación.

Siempre se debe animar a la persona a consumir líquidos en el transcurso de una enfermedad y no olvidar que las necesidades de líquidos son mayores cuando la persona tiene fiebre, vómitos o diarrea. Los signos más fáciles de vigilar son el gasto urinario (debe haber pañales húmedos o idas al baño frecuentes), saliva en la boca y lágrimas al llorar